Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes al tema Cuentos de caballería-7º.

La princesa dragón

20080724035832-gladiador3.gif

Hace mucho tiempo vivía en un lejano reino una hermosa princesa, pero muy egoísta, caprichosa y malvada. Lo único que le importaba era su belleza. Todos los príncipes estaban enamorados de ella, pero ésta los rechazaba humillándolos.

  Una noche tormentosa, tocó a la puerta del palacio, un niño en busca de cobijo. La princesa burlándose lo echó. Pero, el niño era un brujo disfrazado que la hechizó convirtiéndola en un dragón que iba a ser perseguido y odiado por todos.

  Desesperada, la princesa dragón voló hacia la montaña más alta para que nadie la viera, pero por su enorme tamaño no era muy difícil de localizar.

  Todos los caballeros montados en sus caballos salieron a la caza del dragón. Al llegar a la montaña, muchos caballeros se acobardaron, ya que la montaña era muy alta. El único valiente caballero que se animó a escalarla, era uno muy feo, pero de un corazón muy noble. Con valentía escaló hasta la cima. Al encontrar a la princesa dragón, sacó su espada y se la clavó en el corazón. En ese momento se rompió el hechizo y el dragón se transformó en princesa.

  El caballero lloró desconsoladamente, pues había matado a la mujer que amaba.

 

Fin

Ayelén Soriano Ocampo-7ºA

La traición

20080528031505-37.gif

Hace mucho tiempo, durante la Edad Media, existía un caballero. Este caballero, era alto, bello y elegante, y por sobre todas las cosas, era algo que nadie más era: humilde. Ninguna persona en todo el reino era tan humilde como aquel. Le ofrecieron grandes riquezas, castillos y mucho más, en recompensa de sus hazañas, él las rechazó y decidió vivir con su familia.

            Pero tenía un rival, el caballero Gregory, que lo odiaba desde el fondo de su duro y oscuro corazón (si es que lo tenía). Gregory era petiso, feo y desalineado, todo lo contrario a Peter, el otro caballero. Lo que los unía era que ellos eran hermanos. Peter lamentaba que su hermano fuera así, pero tampoco deseaba que Gregory cambiara, pues lo quería tal como era.

            Una noche, después de cenar, los hermanos fueron a cabalgar por el bosque. Peter estaba montado en un caballo muy fuerte llamado Philip. Era color marrón, y tenía una franja blanca en el hocico. Sus negras crines eran suaves como el algodón, y sus rizos eran como tirabuzones. Además de ser su compañero de batalla, Philip era el mejor amigo de Peter. Gregory, en cambio, había elegido un caballo viejo y débil. Sus crines eran duras y ásperas, y estaban enredadas. El caballo de Gregory, era blanco; pero como estaba tan sucio, parecía gris.

            Cuando se pusieron en marcha, Gregory le dijo a su hermano:

- Juguemos una carrera; de aquí hasta el gran pino. Quien llegue último lavará la ropa sucia del otro.

- Pues entonces prepara tus manos, pues te ganaré. ¡YA! – respondió Peter, y enseguida agitaron las riendas y partieron al galope.

            El primero en llegar fue Peter, porque su caballo era fuerte y veloz. En cambio, el de Gregory era viejo y lento.

Tras hacerse bromas y discutir bastante, Peter vio un cartel en un árbol que decía: “PRINCESA ENCERRADA NECESITA AYUDA. UN VALIENTE CABALLERO DEBE IR A SALVARLA. SE ENCUENTRA EN EL CASTILLO ABANDONADO.”

- Debo ir a rescatarla – dijo Peter en tono severo-. No, mejor vayamos juntos.

- No lo haré. – respondió su hermano.

- Vamos, está a pocos kilómetros de aquí. Si aceptas, te daré mi parte de la recompensa. – luego Gregory dio el sí y fueron al castillo.

Cuando llegaron, entraron sin inconvenientes, pero cuando ingresaron a una gran sala oscura, hallaron sobre sus cabezas una masa enorme que parecía respirar. Los hermanos se bajaron de sus caballos y rodearon el objeto. Cuando estaban por atravesar un pasillo que llevaba a la torre central (la más alta y en la que estaba la princesa) escucharon un estruendo y, al darse vuelta, vieron a un enorme dragón que se había despertado de su siesta. Rápidamente, ambos caballeros desenvainaron sus espadas y comenzaron a luchar contra el dragón.

En cierto momento, Gregory se puso detrás de su hermano y clavó su espada en el costado izquierdo de Peter. Luego, salió corriendo hacia la torre.

La princesa, que había visto todo, esperó a que Gregory subiera las escaleras para bajar y librarse de la torre. Cuando esto sucedió, ella corrió hacia donde Peter estaba y lo besó para deshacer el hechizo que la mantenía encerrada en el castillo. Al instante, el dragón desapareció y dejó tranquilos a Philip y al otro caballero (pues habían estado luchando contra el dragón). La princesa se enojó mucho con Gregory, por lo que había hecho y le dijo que iba a tener que ahorcarlo por intento de asesinato, pero él suplicó.

Su hermano sabía que él odiaba tener que hacer las tareas del hogar. Entonces le dijo a la princesa que ése sería el castigo indicado. Entonces ella aceptó y Gregory se convirtió en el sirviente del rey.

Segundos después, la princesa curó la herida del caballero y éste se enamoró de ella. Se casaron y fueron felices por siempre.

 

Fin

Melissa Salerno- 7º A



Udemy

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris